Para acceder al artículo completo de Román Merino en el periódico Expansión haga click aquí